martes, 18 de agosto de 2009

Todo lo que dices no tiene sentido

¿No te has dado cuenta? Todo lo que dices no tiene sentido. Lo que pasa es que todavía no me acostumbro. La verdad es que nunca me acostumbré en ese entonces. Pero ahora quedan huellas del intento cercano. Ese es el problema, no me mal interpretes… Ahora hablemos de lo importante. ¡Escucha! Todavía no me acostumbro al horario que tengo, siento que desperdicio el tiempo de la tarde. Siento que tengo que dormir temprano sino, no podré levantarme en la mañana. Todavía no me acostumbro a tener responsabilidades de nuevo. Todavía no me acostumbro a llenar mi cabeza de arquitectura. Todavía no me acostumbro a observar preocupada el paisaje, por la ventana del bus. Eso me molesta un poco. Lo peor de todo es que todavía no me acostumbro a cortar mis sueños por las mañanas. Mejor dicho, no me acostumbro a tener sueños que no valen la pena contar. Lo bueno es que ya me acostumbre a los baños por las noches y a la luz amarilla y cálida de ese espacio. Ya me acostumbre a mi nuevo refugio. Pero todavía me falta adaptarme un poquito. ¿Ahora me entiendes? ¿O sigo hablando sin sentido?

1 comentario:

AnaXi dijo...

rominex

todooo vale la pena y todo tiene sentido ...si quieres que tenga. obvio.

looove you caca